Páginas

Craft Natura, un fantástico fin de semana

viernes, 13 de enero de 2017


En Abril del año pasado, un grupo de amigas nos fuimos de finde rural craft, de viernes a domingo, al corazón de Piloña, en Asturias.




Nos juntamos unas cuantas: Laura de Lauvely, María Cear, Raquel de Vintastic Shop, Bea de Betina Shop, Lu de Laforesta, Mónica de Bonitismo, Isabel Hargoues, Diana, Mónica, Elena y María Nieto, que vino desde Madrid.

Todas tenemos gustos y aficiones muy similares, el bordado, la fotografía, la costura, el crochet, el carvado de sellos... somos fans de lo hecho a mano y nos encanta aprender nuevas técnicas. Así que nos apetecía pasar un fin de semana juntas, laboreando, compartiendo conocimientos y disfrutando de la naturaleza.


Alquilamos una casita rural, llevamos comida rica y disfrutamos como niñas.
La primera noche cada una llevó un plato o postre para compartir, y para lo demás hicimos una compra común, que cocinamos entre todas.


Nos pasamos las noches en el salón entre hilos de bordar, aguja mágica, crochet, metros de cuerda de macramé... charlando, riendo, escuchando buena música y laboreando en la mejor de las compañías. Las que eran expertas en una técnica nos las enseñaban al resto o resolvían dudas, se hizo un taller de macramé e incluso yo impartí un taller improvisado de carvado de sellos.



El sábado amaneció soleado, así que nos fuimos de excursión por los pueblos de alrededor, a pasear y respirar aire puro


Nos enamoramos de cada casa de aldea con encanto que vimos y soñábamos despiertas con vivir en alguna de ellas... quien sabe, quizás algún día.



Recogimos flores silvestres, y "robamos" algunos esquejes de crasas.


Y por el camino, nos fuimos encontramos con un montón de "amiguitos". 


Desde pequeña he estado en contacto con la naturaleza y los animales, pero nunca hasta este día, había visto a los terneros y a las vacas jugar a perseguirse, saltar y correr como si fueran perritos... y algo hizo click en mi cabeza.


La verdad que fue un fin de semana fantástico, y desde entonces tenemos ganas de repetir, la casita rural ya la tenemos elegida, solo nos falta ponernos de acuerdo para la fecha!


Pasar un fin de semana desconectando de todo, en plena naturaleza, laboreando y con gente bonita, es una cura para el alma.


Pd. La aldea en el que estuvimos tan idilicamente, se llama Montoriu y la historia que le acompaña es del todo menos bonita, resulta que hace años se llamaba Mortuorio, y es que en la edad media, los enfermos de lepra eran enviados aquí a morir junto al río... ¡No veas que risas por las noches con la historia y los fantasmas!


¿Te apuntarías a un plan así?


Que tengas un fantástico fin de semana, por aquí parece que va a llegar una ola de frío, así que puede ser un momento genial para ir de Rebajas desde el sofá :)

besines

No hay comentarios:

Post nuevo Post antiguo Home
 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...